Escritos de: Joel Fortunato Reyes Pérez. Page_5

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras del autor:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. Joel Fortunato Reyes Pérez.

  • Grecia: Consideraciones históricas e importancia.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Grecia

Consideraciones históricas e importancia.

Introducción:
La Civilización Griega, es de particular importancia, especialmente la de los tiempos clásicos, aunque no solo es de trascendencia para la medicina (recordemos la influencia de Hipócrates de Cos, 400 a.C.), sino para toda la cultura Occidental (si es posible un término de este tipo), pues ha influido en todas las ciencias y las artes, desde la filosofía, arquitectura, escultura, derecho, formas de gobierno, sistemas económicos, actitudes ante la vida, ejercicio del poder, y concepciones de justicia, entre otros muchos aspectos. De tal amplitud ha sido su influjo, que ha tenido una firme preponderancia en tantos aspectos, que no es posible sintetizarla brevemente en un conjunto satisfactorio, y que no implique de alguna manera, insuficiencias en algún sentido.




Objetivo: Estas consideraciones pretenden zanjar algunos obstáculos, con el fin de dar un panorama introductorio, estimándose la posibilidad de hacerlo si se reduce el campo de correlaciones, de tal forma, que permita tener una visión coherente respecto al tema. Es en este último sentido que se han restringido algunos de sus aspectos, y en algunos casos me he extendido más en otros, con el fin de dar pié a establecer articulaciones entre los diferentes conocimientos, que en mi opinión son relevantes para la comprensión sumaria de su evolución histórica e importancia. Aunque en términos estrictos, tampoco aquí se ha dio un deslinde o autonomía, ni de la medicina, ni de la filosofía y literatura dentro de las ciencias y las artes en general. Si bien, sí se presentó el más real inicio de las bases naturalistas de las ciencias.

Situación geográfica: Grecia se encuentra en el sureste de Europa, en la península Balcánica, bañada al este por el mar Egeo, por el Mediterráneo al sur, y al oeste por el Jónico. Colinda al norte con Turquía, Bulgaria, Serbia y Montenegro y Albania. Su nombre oficial es República Helénica.

Antecedentes: También se ha referido a esta civilización como Egea, y en muchas ocasiones, a sus diversos especialistas se les conoce como Helenistas. No obstante, aún ellos, como especialistas, no se han puesto totalmente de acuerdo, si hubo en realidad una sola o dos civilizaciones. Por una parte, los antiguos cretenses (tal vez emparentados con los Hititas), también llamados minoicos (en recuerdo a la famosa leyenda de su rey Minos). Y por otra, se menciona a antiguos pobladores llamados pelasgos, que durante algún tiempo fueron considerados procedentes del norte, por sus relaciones lingüísticas del antiguo griego con la rama indoeuropea. También se les ha relacionado porque durante su camino al sur, en diversas migraciones, crearon la primera civilización continental griega en Micenas, alrededor del 2000 a.C. Sin embargo, algunos estudios recientes, nos informan que en esta zona ya se encontraba habitada por grupos humanos más primitivos, poco se sabe de ellos, debido a que prácticamente no ejercieron influencia importante en los micénicos. El estudio de esta zona de civilización se inició con más intensidad desde las excavaciones de H. Schlieman (1876).




Desarrollo: Por otra parte, en relación con la civilización cretense, a ésta se le ha considerado como uno de los primeros pueblos que utilizó el bronce, ya desde el 3000 a.C., tuvieron su Capital en la Ciudad de Cnossos, así como la importante Ciudad de Festo que llegó a tener un poderoso imperio al que incluso Atenas durante algún tiempo, tuvo que pagar tributo. Se cuenta que Atenas, como una parte de su tributo, tenía que enviar a la Isla, una cantidad determinada de jóvenes que serían sacrificadas al Minotauro, ser temible y monstruoso que vivía en el llamado ¨ Laberinto ¨; hasta que Teseo, hijo de un rey de Grecia, ayudado por una princesa cretense, Ariadna, logró darle muerte, y salir del citado laberinto, con lo que consiguió liberar a su patria de este tipo de tributo. Se sabe que los cretenses desarrollaron un dominio marítimo amplio en el Mediterráneo Oriental, y su época de florecimiento se ha situado entre el 1600 hasta el 1250 a.C., incluso sus gobernantes estaban tan seguros de su fuerza y dominio que no creyeron necesario amurallar sus ciudades. En su antigua Capital Cnossos, se han identificado en un palacio, recipientes tantos como para contener hasta varios miles de litros de aceite, en sus interiores tenían lavabos lujosos y pinturas de vivos colores, con las imágenes de damas de cabellos muy cortos y algunas con sus pechos al aire. No obstante, no solo edificaron Cnossos, también se han encontrado bellos palacios en Festos, Mallia y Kato Zakro. Entre otras cosas, se cuenta que su legendario rey Minos era hijo de Zeus y la diosa Europa. Y que éste se convirtió en rey al serle enviado por Poseidón, un toro sagrado (fueron parte de la mitología cretense). En la leyenda se menciona a la esposa de Minos como siendo la que alumbró al minotauro, (ser que consistía en el cuerpo de un hombre con cabeza de toro). Por otra parte, la Isla de Creta es la mayor isla egea, mide aproximadamente 260 km. de longitud y 60 km. de ancho, en algunas zonas. En realidad muchos aspectos de esta civilización son desconocidos, incluso hasta bien entrado el siglo XX, se consideraba una leyenda. Sin embargo, estudios recientes le han identificado un periodo antiguo, llamado precisamente minoico antiguo, situándosele hasta el 3000 a.C., y considerando que el término ¨Minos¨, más bien se relaciona con una especie de título nobiliario semejante al de rey o emperador. Por otra parte, se ha supuesto que antes del gran florecimiento de su imperio, la isla había sido gobernada por reyes-sacerdotes. Tuvieron sistemas de Ciudades-Estado, antes de que se unificasen en un gobierno central, llegando a tener ciudades tan populosas como Cnossos, que según algunas estimaciones, tuvo hasta 100 mil habitantes. Sin bien, no ha sido posible trazar una historia amplia y completa de Creta, que por cierto fue el nombre con que Homero la describió, y dijo de ella que era una tierra fértil y hermosa, muy poblada y con varias ciudades. Por su parte, se sabe que la isla fue afectada por varios terremotos, y algunas de sus ciudades como Cnossos, fueron destruidas y reconstruidas hasta por lo menos en dos ocasiones. Santorin (Thera) una isla a unos 125 km de Creta fue devastada por erupciones volcánicas, lo que ha sido considerado por algunos investigadores, junto a maremotos y lluvias de ceniza, la causa del final de la civilización cretense. Aunque en este último aspecto no hay acuerdo unánime, pues otros hablan de un asalto marítimo por los griegos, tal vez desde Atenas. Si bien, persisten grandes lagunas en el conocimiento de la historia de Creta, puede por lo menos, apreciársele en sus líneas generales, sobre todo desde 1952 en que el inglés M. Ventris logró descifrar la escritura Lineal B, relacionándola con un dialecto griego arcaico, el cual se localiza en tablillas de arcilla, y donde identificó algunas anotaciones de objetos, nombres de personas y relaciones de cabezas de ganado destinadas al pago de tributos. También se sabe que tuvieron inicialmente una escritura pictográfica, semejante incluso a la jeroglífica egipcia, y posteriormente una escritura Lineal A, que continúa bajo estudio. Se sabe que en la isla se producían legumbres, se consumía cerveza y vino, además incluían en su alimentación pescado y carnes. Debido a su poder marítimo, tuvieron amplias relaciones con el exterior, importando estaño de España, y oro, perlas y marfil de África. Algunos investigadores han identificado a Creta como Keftiu o Kefti, referido en las inscripciones del Templo de Thotmosis III. Aunque en la actualidad, no se sabe a ciencia cierta, cómo se hundió este gran imperio, considerándose al 1400 a.C. como la declinación de su civilización. * Al lector interesado en profundizar el tema se remite a las primeras 7 referencias de la bibliografía. Al inicio de estas consideraciones, hablaba de otra civilización, localizada en la zona continental griega, refiriéndome específicamente a Micenas, situada en el sureste, y cuyo pueblo (micénico), fue en términos generales, más fuerte. Al vivir en la zona continental necesitó de mayores esfuerzos de tipo bélico para dominar el territorio donde otras tribus estaban asentadas previamente, si bien se menciona a los pelasgos, no fueron los únicos, los propios griegos también se refirieron a los carios y los lelegos, considerados en parte, originarios de Asia Menor, seguramente relacionados con antiguas migraciones. (Véanse los mitos griegos de Cadmo y Pélops, que alguna base histórica debieron tener). Por otro lado, ya desde el 1900 a.C., se han identificado a ciertas ciudades-fortaleza, como la referida Micenas, además de Argos, Tirinto, y Pilos. Aunque de ellas no hay referencias muy amplias, sobre todo, en relación con su estructura social o política, se sabe empero, que tenían una especie de gobernante local, junto a una clase noble, y funcionarios que componían una clase de corte, seguidos de una clase trabajadora (campesinos, artesanos y esclavos), con una buena cantidad de mujeres, tal vez procedentes de las tribus vencidas. Por otra parte, se sabe que desde finales del 3000 a.C. llegaron a esta zona de la cuenca del Egeo, algunos pueblos indoeuropeos, pero no se puede afirmar con certeza si ya había una diferenciación entre los eolios, aqueos y jonios. Con el transcurso del tiempo consolidaron su dominio, formando su civilización muy probablemente influenciada por la minoica, ya que durante el apogeo minoico con su gran poderío naval, los micénicos se dedicaron más bien a la piratería. No obstante, desde el 1400 a.C. con la caída de Cnossos, y ya en decadencia su gran imperio, los reyes micénicos contaban con edificaciones y ciudades-estado. Micenas fue construida en una colina, en una zona fértil, y de su grandeza nos hablan los restos del Palacio de la Puerta de los Leones, así como de su necrópolis (cementerios y tumbas, análogos a la ciudad de los muertos), situado en la vertiente occidental de los altos de dicha colina. Posteriormente se desarrollaron los imponentes Thólos o tumbas reales, que consistían en una amplia plazoleta circular a la que se llegaba por medio de corredores, en realidad un largo pasillo llamado Drómos. Este período de los Thólos, es decir, desde su edificación, corresponde al máximo esplendor de esta civilización, entre el 1400 y 1450 a.C. Es precisamente en esta época, en que los micénicos se asentaron y dominaron sobre la Isla de Creta, adquiriendo de ésta, la escritura Lineal B., pues de ellos no se sabe que tuvieran alguna. Si bien, la civilización micénica desde el 1300 a.C., tenía divisiones y conflictos internos entre sus diversas ciudades (Tirinto, Micenas, Midea –la actual Dendra-), ya desde el 1260 hasta el 1250 a.C., se habían empezado a reunir para la famosa Guerra de Troya, aunque esto no significó que se consolidaran en un imperio, inclusive tenían dos grandes centros de poder, tanto económico como militar. Por un lado Micenas y por otro Orcomenes. Fuera de esta situación de guerra, nunca se concedieron un dominio absoluto ni centralizado. De hecho, la historia de la Guerra de Troya se consideró durante muchos siglos una leyenda, por cierto, poéticamente descrita por Homero, que en realidad fue descubierta por H. Schlieman (1822-1890 d.C..) De su Leyenda, se recuerda por ejemplo, La boda de Peleo y Thetis, la manzana de la discordia, Helena, Aquiles, Héctor y el famoso Caballo de Troya. Tenemos también de Homero, las epopeyas de la Iliada y la Odisea, y podemos recordar a Jasón y los Argonautas… Por otra parte, se sabe que desde el 1400 al 1200 a.C., los micénicos emprendieron una larga serie de conquistas, en su mayor parte marítimas, y en realidad atacaron Troya, aunque más bien, por conflictos comerciales. Troya por su parte, era una ciudad del Asia Menor, rica y poderosa que dominó el Helesponto (estrecho de los Dardanelos en la actualidad), que finalmente fue vencida y destruida, según algunos datos, alrededor del 1184 a.C., después de cerca de 10 años de sitio. La civilización micénica fue paulatinamente atacada por varios invasores, y sus ciudades fueron finalmente dominadas por los dorios, con los que se fusionaron alrededor del 1000 a.C. Si bien, se tiene noticia de que las primeras invasiones sucedieron antes, desde el 1200 al 1300 a.C., y hubo diversos pueblos, como los tesalios y beocios., con un período cercano a los 2 siglos de confusión y caos en la Península, salvo Arcadia, en el centro del Peloponeso, y el Ática, que debido a su aislada posición lograron cierta independencia. Este período ha sido llamado por algunos historiadores como el de las Migraciones griegas, con tres grandes grupos en escena: los Jonios que dominaron principalmente el sur y gran parte de las islas, y una gran faja del Asia Menor, luego los Dorios en la Península del Peloponeso y la Isla de Creta ya mencionada. Finalmente, otros pueblos que se llamaban a sí mismos, Helenos, dominaron el territorio, aunque todos tienen diferencias en sus periodos de penetración. Se sabe que los dorios acabaron con la civilización micénica y terminaron fusionándose con ellos. Posteriormente aparece Esparta, donde se asentaron los dorios por una parte, y Atenas con el predominio de los jonios. Continuando con nuestro recorrido, encontramos la gran Guerra del Peloponeso magistralmente descrita por Tucídedes. En términos generales, Esparta, se caracterizó por su gran poderío militar, fundamentalmente terrestre, y Atenas por su poderío naval, a más de toda su estructura cultural, con sus grandes filósofos, artistas y gobierno democrático. Es precisamente en éste último aspecto, además de los restantes, en que Esparta difería de Atenas; y dado que fue el elemento más reaccionario de la vida política griega, conservó en gran parte la monarquía, no obstante tener dos reyes que gobernaban al mismo tiempo de manera vitalicia, y que se transmitían hereditariamente el poder. Sin embargo, también se sabe, que se asistían de un Consejo de ancianos llamados Gerusia, compuesta de 28 miembros (se exigía que fueran por lo menos de 60 años de edad), y su poder legislativo residía en una asamblea popular, incluso se menciona su constitución estatal, y a un Licurgo, pero de él no hay muchos datos, y tal vez era una divinidad tribal. Finalmente podemos considerar que lo que caracterizaba a los antiguos griegos era un gran amor por la libertad y esto los hizo ser un pueblo muy independiente.

Conclusión: Es tan amplia su importancia histórica, tanto en las artes como en las ciencias, que seguirá siendo esencial su conocimiento, aunque sea solo medianamente conocido, de tal manera que permita entender su relación y la evolución en el pensamiento occidental. De esta manera, se considera que una concepción introductoria, siempre es de capital importancia para aquéllos que deseen comprender más claramente y emprender estudios más especializados.

Categoría: Artículos

→ Joel Fortunato Reyes Pérez.




01.- Cleator P.E.: Los lenguajes perdidos. Editorial Orbis. S.A. España (Barcelona) 1986.
02.- Cottrell L.: El toro de Minos. Editorial Fondo de Cultura Económica, México, 1970.
03.- Chadwick J.: The Deciphrement of linear B. Cambridge Univ. Press, 1970.
04.- Tucídedes.: Historia de la Guerra del Peloponeso, Ed. Porrúa, S.A. No. 290, México, 1985.
05.- Pinley M.I.: Los griegos de la antigüedad, Editorial Labor, España Barcelona), 1966.
06.- González Blackaller C.E.: Síntesis de Historia Universal. Librería Herrero Ed. México, 1957.
07.- Montanelli Indro.: Historia de los griegos, historia de Roma, Ed. Plaza & Janes, Barcelona, 1973.
08.- Lawler B. Thomas.: Historia General del Mundo. Ed. Ginn y Compañía. E.E.U.U... 1928.
09.- Glotz G.: La Civilización Egea. Colección U.T.E.H.A. Vol. 10, México, 1956.
10.- Hadas Moses.: Guía para la lectura de los Clásicos Griegos y Latinos. Ed. F.C.E. México, 1987.
11.- Hipócrates de Cos.: De la medicina antigua. 1era. Re impresión U.N.A.M. México, 1991.
12.- Heródoto.: Historias de Heródoto. Dir. Gral. De Publicaciones U.N.A.M... México, 1982.
13.- Hirschberger J.: Historia de la filosofía. Ed. Herder, Vol. I, España (Barcelona), 1961.
14.- Hollinger D.A.: Theory of science and its Implication for History. Am. Hist. Rev. No. 78, 1973.
15.- Gorenstein S.: Introduction to Archaeology. Basic Books, New York, 1965.
16.- Grimal Pierre.: El helenismo y el auge de Roma. Ed. Siglo XXI, Madrid, Mex., Bs.As. 1974.
17.- Farrington.: Ciencia y filosofía en la antigüedad. Ed. Ariel, España, (Barcelona), 1974.
18.- Farrington.: Ciencia y política en el Mundo Antiguo. Ed. Ciencia Nueva. España, (Madrid) 1968.
19.- Fried M.H.: Readings in Anthropology. Thomas Y. Crowell Co. New York, 1951.
20.- Bowra C.M.: La Grecia Clásica. Ed. Ediciones Culturales Internacionales, México, 1989.
21.- Carpenter R.: Discontinuity in Greek Civilization. W.W. Norton, New York, 1968.
22.- Alvear Acevedo C.: Historia Universal Contemporánea. Ed. JUS S.A. México, 1973.
23.- Lawrence J. Angel.: Race, type and ethnic group in ancient Greece. Rev. Hum.Bio. 1946.
24.- Maisch R. y Polhammer F.: Instituciones griegas. Ed. Labor, España (Barcelona) 1931.
25.- Mondolfo R.: Momentos del pensamiento Griego y cristiano. Ed. Paidos. Arg. Bs,As. 1960.
26.- Görlich J. Ernst.: Historia del Mundo. Ediciones Martínez Roca, España (Barcelona) 1972.




Escritos de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_5

Te encuentras en página 5 de letras de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer poemas referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de poesías de:
Fortunato Reyes Pérez