Escritos de: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Page_1

Leocadio Ernesto Peña ViloriaMuy agradecido, por darme la oportunidad de compartir mis escritos. Bueno como ya saben mi nombre es: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Con estudios en la Universidad de los Andes, y el Tecnológico de Valera. No culminados, actualmente soy comerciante de Turismo. Tengo un negocio de Artesanía en Valera- Isnotu, donde se encuentra José Gregorio Hernández. Vivo en este Pueblo de tranquilidad y paz.

Me gusta Escribir: Poesía, Cuentos, Revelaciones, Sueños y sobre todo mis escritos del espíritu de Dios. Me gusta, mucho escribir, y leer libros de auto ayuda. Así como libros de los misterios de la vida y Dios, la buena música de los 80, y toda aquella música con letra y mensajes del alma [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras del autor:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de Leocadio Ernesto Peña Viloria. Edición autorizada.

Como quisiera

La vida, un camino interminable de enseñanzas y amores, que… En nuestro nacimiento están llena de magia hermosura y maravillas que llenan el espíritu de alegrías y sueños; que colman la vida de amor y luz divina, que transmiten el vivir de verdad.
Cuanto quisiéramos no dejar pasar los días de inocencia, de verdad, del nacer de tu esencia que llena de vivencia y placeres... Celestiales, de tu existir.

¡Sí! Mira tú nacer, tus días en el principio de tu vivir; veras y sentirás maravillas, en tu savia, que dejas escapar de tu vivir, tal vez sin comprender lo que quieres.
Por eso, como quisiera navegar en el mar del amor, de la verdad, del sentir que estremece tú ser interior; lleno de maravillas, del ser de tu vida.
Cúbrete de amor, de verdad interior, para que tu corazón, sea parte del paraíso, junto con su alma y espíritu, que siempre, en busca está, de ese sentimiento o verdad que cada uno sabe... Y quiere respirar y sentir continuamente en su florecer.

Todo ser viviente quiere sentir y palpitar la paz y el amor que es la verdad en su vida… Para así revelarse, a gran parte de Dios y de su paraíso.
Por eso quiero dar el amor infinito a mis semejantes; que son, los que llenaran todos los espacios vacíos de mí existir. Y con ello encontrar la felicidad que va siempre de la mano con el amor... La verdad y él mi Dios, que lo mueve en el pasar de la savia que cada ser humano resolvió vivir.

Tal vez es un poco difícil conectarnos con el todo... Pero es posible, y solo en los sentimientos de goce del amor, veras lo precioso del sentimiento humano. Inexplicables a su mente... Y solo su espíritu en conexión con la verdad... Dios y alma del todo podrán ver... sentir la magia del mundo interior lleno de amor.

Categoría: Letras

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Joven atezada

Mirando Los pétalos atrevidos de una mañana. Una flor hermosa y fresca, paseaba con su aroma hechizador en los entornos de mi faena.

Y un caballo viejo, en su andar de campos de gran conocer; se cautivaba de los hermosos jardines de aromas atrevidos. Por la joven atezada.

Loco jamelgo, seducido por la potra morena, llena de encantos juventud y frescura. Que vuelve al rocín viejo, un potro de locura en cada día de su fajo.

Corcel cansado, pero no viejo. Con su existencia vivida y en su interior un potro soñador de vivir viviendo.

Hermosa joven cetrina, de encantos y frescura juvenil. Que con miradas agudas entremeses las llanuras de los potros andados.

Frescura; que nos toca y acaricia con su vista de luz y magia. Cuervas románticas de cantos y locura.

Que al caballo viejo, entonan de locura. Y Tirado a lo lejos, en la gran sabana observa cerca, muy cerca y lejos tal vez de su fantasía; por la joven atezada.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




El abandono de tu espíritu

En el largo caminar de la vida, de ese gran luchar. Apartamos la inocencia del verdadero sentir de la sabia. Renunciamos a lo hermoso del espíritu. Por un, acervo de doctrinas o quizás de metas sin sentido dejamos, que de nuestra alma soñadora, de lo espiritual se vayan desapareciendo la ¡verdad! Con el amor que de la mano va…
Sin darnos cuenta, que no solo se vive de lo que se tiene; si no del toque mágico del amor y sus visiones con el aliento del todo… ¡Dios! Empezamos llegando muy bien, de tu paraíso. Pero, vamos abandonado nuestro espíritu. Y conociendo más… y más… del mundo del hombre; olvidando nuestro origen divino, nuestra verdad, el mismo pensamiento del Dios, que nos creó. Y nuestro sentido no comprende. Pero, El espíritu interior que llevamos del Cristo nos iluminara al entendimiento del sentimiento celestial; que nos llevara a la realidad de la creación de este, que no es este.

Que tristeza, no del sentir. Me invade cuando mi espíritu se aleja del creador; por lo creado en esta tierra. Se aleja… el bohemio soñador del amor y el vivir de la existencia viviendo.

Me saturo de ciencia humana, de pecado externo, que dentro no quiero. ¡Oh Dios! Que pecador soy… Perdóname… Perdóname… Perdóname… Lléname de ti de tu pensar, y tu ser. Y Hazme instrumento, de tus sentimientos para que sean míos por tu voluntad, y se hagan pensamientos que escribiré en tu nombre.

Me he alejado de tu interior, que es el mío, y renunciando a tu espíritu en mí. Que es parte de ti, Perdóname… y enmiéndeme, como lo haces. Dándome tus sentimientos que yo hago palabras y escribo por tu gracia, mi ¡Señor! Guíame con tus huellas de reflexión, y toca a mí portezuela, y entra cristo Jesús, ¡gracias!... Y te ruego mi querido amigo; aparta de mi lo que tuyo no es. Y me des la gentileza y amor, de tu ser divino. Para ser la pluma en mi por tu alma, que ilumina mi ser para escribir en tu nombre y voluntad.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




El conocer y saber de tu espíritu

Llegamos a una etapa de la vida, en que comenzamos a ver y sentir cosas que pocos tenemos la oportunidad de conocer. ¡Sí! Las bendiciones de dios; su mundo que esta y no está en este. Pero nos falta un toque mágico de amor de luz divina para que nuestro corazón y espíritu se abra al mundo que todos queremos conocer.

Aunque no creas hay algo divino que nos une con el todo; que es Dios. Somos una gota de existencia del gran manantial divino que nos dio el despertar a cada uno de nosotros en nuestro yo interno, en lo profundo esta el espíritu y la esencia divina del creador. Que cada día de vida lo desarrollamos cuando la magia de Dios del sentimiento nos invade y nos lleva a su paraíso escondido por nosotros mismos.

No miremos nuestra creación en nuestro mundo. Aprendamos a ver un poco más a lo profundo de lo que no podemos ver ni entender; pero sentir. Y así sentirás el encanto o no sé qué, pero...... será maravilloso ese sentir que te invade y no tiene explicación ni razón alguna para la mente, pero sí para el espíritu.

Aprendamos a sentir para poder dar, ver, perdonar y amar a todo ser viviente y así llegar o acercarnos a la luz del amor que cada día la sentimos. Y Dios no las da y no la vemos. Sé un poco flexible y abre tu corazón, o sentido oculto de emoción que sientes y no entiendes, déjalo escapar para que con tu ser se llene de ese algo divino que no entendemos. Y hemos dejado olvidado o encerrado muy dentro de nuestro yo.

Por eso, en esos momentos de nostalgia o tal vez de paz o no sé que... Libérate Dalos sin pensar, sin barreras sé tú en ese momento y te llenaras sentirá el paraíso muy cerca. Imagínate o tal vez no te imaginas lo que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros, solo el pensar que somos hechos a su pensamiento e imagen nos llena de luz divina.

13/06/09 - 9:22

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Escritos de Leocadio Ernesto Peña Viloria, Page_1

Te encuentras en página 1 de letras de Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Leocadio ErnestoQuizás también te interese: Leer poemas referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de poesía de:
Leocadio Ernesto Peña Viloria