Escritos de: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Page_3

Leocadio Ernesto Peña ViloriaMuy agradecido, por darme la oportunidad de compartir mis escritos. Bueno como ya saben mi nombre es: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Con estudios en la Universidad de los Andes, y el Tecnológico de Valera. No culminados, actualmente soy comerciante de Turismo. Tengo un negocio de Artesanía en Valera- Isnotu, donde se encuentra José Gregorio Hernández. Vivo en este Pueblo de tranquilidad y paz.

Me gusta Escribir: Poesía, Cuentos, Revelaciones, Sueños y sobre todo mis escritos del espíritu de Dios. Me gusta, mucho escribir, y leer libros de auto ayuda. Así como libros de los misterios de la vida y Dios, la buena música de los 80, y toda aquella música con letra y mensajes del alma [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras del autor:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de Leocadio Ernesto Peña Viloria. Edición autorizada.

El Señor hecho Espíritu

El señor, una vez más se ha manifestado en mí, sin yo merecer ese don. ¡Que El! que todo lo puede se presente ante mí, y es Maravilloso.

Ayer, cuando salí con mi familia a compartir unos momentos en un sitio de reunión familiar; el cual era un paraíso en medio de una montaña ¡Sí! era un castillo dentro de la naturaleza de las bendiciones de dios, aquel sitio lleno de maravillas de paisajes y paz espiritual me lleno de alegrías, sueños y pensamientos que llegaron a mí, como voz llena de melodía que yo escuchaba como canciones, que me llenaron de sentimientos, de plegaria hacia él Si, por que en ese momento comencé a tener oración de petición a mi Dios; y me sentí muy lleno de paz, y pedí que me iluminara, que apartara de mi, mis arranques mi mal genio mi parte equivocada, y me llevara por el camino correcto según su voluntad.

Mi corazón en sé instante se abrió como nunca o pocas veces lo he hecho; y me llene del señor hecho espíritu. En ese momento me acerque a la naturaleza, salí al aire libre porque sentí una paz. Y cuando mire al firmamento a lo lejos en aquella montaña. Pero a unos cuantos metros observe una paloma con sus alas abiertas, sin moverse del mismo sitio por unos instantes, y me sorprendió. Pero esta me daba la espalda, no la vi de frente como debe ser, ya que para mí era el espíritu santo revelándose.

¡Sí! es un mensaje para mí, dándome un regalo maravilloso de ver cosas especiales. Pero, me está reclamando o tales ves reprochando mis pecados, o mi parte negativa, que estoy dejando avanzar por que quiero. Y él, me quiere ayudar como siempre lo ha hecho. Hay veces que nosotros los seres humanos, tenemos pensamientos que nos sacan sin querer; del camino correcto de la vida, tenemos que llenarnos de amor y darlo sin condición alguna. Todo lo que tenemos por dentro, entregarlo a Dios, para que lo purifique y vuelva a nosotros y lo demos con amor.

Categoría: Cuentos

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




El tintinear de un ayer

En el pasear de la vida, de esa vereda de jardines llena de flores hermosas, inspiradoras y hechizadoras de corazones. Y que, a la puerta tocaron en tiempos de chicos, soñadores y bohemios del amor.

Como no recordar los amoríos de aquellas épocas de fantasías e inocencias. Del pasear, tomado de la mano lleno de ilusiones y ensueños, del rose- y el temblor por la piel y boca de tu enamorada. Que estaciones de sentimientos invadieron la juventud del ayer, o de mí ayer.
Dibujar, ahora en tu mente. Lo del chiquillo ingenuo que giraba por la vida viviendo paso a paso lo que el corazón le regalaba a plenitud; lleno de amor y de la verdad que hoy tanto busca y dejas atrás.

Como no resonar y dibujar en mis pensamientos, los sueños de cualquier ser que se enamoró de verdad, del tintinear de tu ayer que suena en cada rincón de las vivencias del vivir viendo.
¡Sí! Nos llenamos de nieve blanca en las coronillas del pensar. Y crecemos, decimos… Sin saber que abandonamos el único camino a la verdad y felicidad de la vida.

Categoría: Relatos

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Emociones que penetran el espíritu que escruta la existencia

Sentir, que te invades de sentimientos y pensamientos, que están más allá de tu comprensión humana. Ideas o espíritu que toca con la magia de la verdad y el amor. Soplo que te penetra, como la luz que te dio vida.

¡Sí! son o no sé. Qué cosa, que llega como huellas que te espantan, mas no de miedo si no de sabiduría; y no de este mundo. De aquel que tiene el privilegio o bendición de ser tocado por la luz de la verdad.

Ese toque que te hace sentir, ver más allá de un pensamiento. Es la brisa suave que apenas rosa tu ser espiritual que dormido esta. Son pequeñas ráfagas del mundo de Dios que llaman; mas no con voz, ni pensamiento sino con hechizo de conformidad y amor. Que te hace ver verdades y soluciones misteriosas al mundo en que vivimos.

Misterios del espíritu santo, que toca tu alborada del alma que dormida esta en lo profundo de tu interior. Allá en lo legos, donde el soplo de la vida te dio tu existencia y la verdad.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Los viejos se les va la vida

Nuestra infancia llena de ternura y sueños, que vivimos al lado de aquel nacer lleno de paz, de aquel infinito materno. Como no inspirar la pluma de mis pensamientos, que mi corazón y alma estremece cuando ya en mis años de andada. Veo a mis viejos roídos y cansados por su largo vivir.

Me lleno de angustia y nostalgia al ver y sentir como la vida me quita; poco a poco lo que me dio mi existencia. Que circulo tan doloroso el vivir en cada sendero el camino de la vida. Y llegar a conocer el momento de cada estación que marchita la vida.

Que hermosa cara te muestra el largo vivir en sus años de vejez. Si, el camino que comenzamos, y que al final se hace lento y difícil.
Las caras, en sus largos senderos se vuelven al niño que surgió una vez. Pero el nuevo retoño que entra a la rodaja de la vida se llena de temores y tristezas, por los viejos que les dio la vida.

¡Dios! regálame la fortaleza necesaria para pasar cada rodaja del largo vivir. Y tu mi dios, padre lléname de bendición y fortaleza, para conocer esta parte de tu mundo difícil de comprender, en estos momentos del vivir en la rueda de la vida.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Escritos de Leocadio Ernesto Peña Viloria, Page_3

Te encuentras en página 3 de letras de Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Leocadio ErnestoQuizás también te interese: Leer poemas referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de poesía de:
Leocadio Ernesto Peña Viloria