Escritos de: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Page_5

Leocadio Ernesto Peña ViloriaMuy agradecido, por darme la oportunidad de compartir mis escritos. Bueno como ya saben mi nombre es: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Con estudios en la Universidad de los Andes, y el Tecnológico de Valera. No culminados, actualmente soy comerciante de Turismo. Tengo un negocio de Artesanía en Valera- Isnotu, donde se encuentra José Gregorio Hernández. Vivo en este Pueblo de tranquilidad y paz.

Me gusta Escribir: Poesía, Cuentos, Revelaciones, Sueños y sobre todo mis escritos del espíritu de Dios. Me gusta, mucho escribir, y leer libros de auto ayuda. Así como libros de los misterios de la vida y Dios, la buena música de los 80, y toda aquella música con letra y mensajes del alma [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras del autor:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de Leocadio Ernesto Peña Viloria. Edición autorizada.

Pensamientos I

El don de ser hecho a imagen y pensamiento de Dios, nos llena de él, y bendiciones del gran mar del ser de la verdad del espíritu. Esa esencia divina que llevamos cada uno; así que aplaca tu mente, que es la que lleva todo tu ser a lo que eres. Apacíguala, para que tu alma se quite las cadenas que no te dejan brillar.

Y tu cuerpo que es la casa de dios, en armonía con tu mente y alma te lleve a percibir un principio de la luz y verdad

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Los senderos a la vejes

Vamos navegando, por el gran largo mar de la vida. Y en el comienzo del nacer, del origen lleno de dudas; preguntamos a nuestro interior, ladera arriba que buscas... Sin saber que descubrir o acariciar.

Viviendo y soñando por el mañana apartado; queriendo navegar velozmente sin vivir viviendo, o tal vez anhelar ir al joven-hombre... Y antañón, que quiere ser sin comprender.

Que fantoche y sagaz, es el extenso sendero de la madurez. Que nos manifiesta y proporciona todo a su tiempo, sin protesta a su venir.

Y que terco es el joven, que hombre se va haciendo. Y exigiendo más de lo que puede vivir en su vivir; sin saber, que a lo lejos de su antoñez; soñara con el principio de su niñez.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Me abandona el aliento, obséquiamelo

Me dejan solo en un mar de dudas. En un desierto lleno de soledad, sin ganas ni pensamientos que me llenen de esperanza. Ideas vagas que molestan y agobian mis sentimientos de reflexiones que se hacen en mi interior. Que lo apartan de la esperanza de la vida. Si hay veces que sí y a veces que no llega a mí ser todas esas imágenes, o no sé qué cosa.

Hay intervalos en que mi ser, se queda vacío sin ganas de luchar y seguir, aunque sean cortos instantes de abatimiento. No, no… Quiero más, esos sentimientos o tal vez ideas que hago pensamientos y molestan mi existencia en este mundo; que en busca de paz y verdad está. Quiero llenar mi ser de emociones de amor y esperanza, y de ganas de un luchar.

Ayúdame, perdóname muchas veces. Sé que lo hago mi Dios, pero solo tú me puedes ayudar y dar en mi interior agobiado y confundido muchas veces tu espíritu de verdad y paz.

Concédeme mi Dios, un poco de me simpleza de mi juventud. O de mi pureza, de mi lejano vivir de sueños y amores que llenaron mi existencia de las más poderosas y esplendidas esperanzas de batallar viviendo de verdad.

Solo con tu amor se pueden ir las penas y llegar la felicidad. Sin ti los sueños y esperanzas se vuelven lejanos. Obséquiame tu amor, tus sueños, Tu paz, tu compañía, tu gran sabiduría y tu espíritu en mi vida que siempre quiero. Por eso te doy mi ser, corazón, mente y espíritu para que lo formes a tu manera mi Cristo Jesús.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Mi Dios interno I

Mirando o pensando, más allá del sentido de cualquier explicación. Sobre Dios o la vida, de las cosas que no entendemos y por eso muchas veces nos negamos a ver y entender las verdades. Si, hay veces que a mi mente vienen pensamientos o no sé que, que me cubren como luz o tal vez ideas que no son mías.

Seguimos por el mundo lleno de caminos anchos y estrechos, sin saber que las mejores cosas de la vida nacen de la dificulta y dolor. Y no, por eso invito a que pase a tu casa a tu yo interno.
Por eso, cuando te encuentres con ellos. El viento, soledad, luz. Y la paz, te invada viaja a tu interior, a tu dios y veraz cosas más grandes que el mismo pensamiento, porque es así. Ya que, cuando aprendamos a viajar a nuestra alma y mente; a la parte espiritual llena de amor y vida, superaremos nuestros pensamientos y llegaremos al yo infinito y podremos aunque no creas, pensar sin pensar y hablar sin hablar... Comunicarnos con Él... Espíritu de la verdad.
Si, seguimos avanzando en los pensamientos, que llegan ¡qué no son míos! Vibraciones, reflexiones o revelaciones hechas voz que no es voz; son luz espiritual que llega, y de alguna forma yo hago pensamientos; que escucho como voz, y escribo con palabras que no son mías. ¡Sí! Es un mundo de amor y paz, que en mis pensamientos, al hacerlos palabras. No puede, tal vez escribir. Pero mi Dios que siempre esta con migo; me da ese don de poder escribir sus palabras, que como voz, que no es voz suenan en mis oídos como palabras.

Quisiera ser algo cercano, a eso que me invade por pocos instantes; me llega y llena de luz y se va... Cuando llega viajo a un mundo maravilloso, a una creación de paz, amor y compresión a nuestro yo infinito. Percibo y siento algo más que pensamientos, hechos palabras. ¡Sí! Porque hay cosas que solo la luz de nuestro señor nos puede explicar.
Nos llega y nos regala una nueva vida, aprendemos a sentir cosas que están mas aya de nuestro pensamiento, logramos desarrollar una luz visionaria que nos enseña sin pensamiento, ni voz ni palabra, es como si ya lo supiéramos. Vez la creación de otra manera que casi nadie comprende. Llegamos a una parte de la verdad; ya que dominar el pensamiento que no es pensamiento. Voz que no es voz para hacerlo palabras... ¡Qué es luz! Esto es Increíble, soñador. Se palpita una paz, comprensión y amor como nunca pensamiento hecho palabra había encontrado, es la luz de la vida y de la verdad.

Es una luz, es otra forma de vivir, es la verdadera verdad de ver las cosas, como él yo interno de cada cual, que es perfecto. Es comprendernos a cada uno de nosotros por muy diferentes que seamos.
Todo en nuestro interior tiene la luz de la verdad, el don de nuestro Dios. ¡Sí! tú alma, corazón y mente se vuelven uno de todos y se abre a la verdad, se abre...
Una noche mientras escribía, esta luz de mi Dios me llego por muy pocos instantes. Y sentí algo tan grande cuando uno de mis hijos se me acerco y me hablo, yo lo mire, lo sentí y escuche como nunca. Como si hubiese entrado en su mundo y formara parte de él. Uno solo, y vi su mundo u otro donde hay una paz espiritual y luz soñadora.
Ahora sigo una vez más, escribiendo mis pensamientos, o quizás reflexionando sobre lo no explicable para la mente del hombre. Y si, para el espíritu o luz de esplendor. Nosotros que tenemos el privilegio de... vivir y no vivir, en la vida de paz de amor, que es una de las verdades de la vida, y bendiciones de Dios, el cual esta en nuestro yo interior.
Porque Somos únicos y hechos a su pensamiento.
Y cuando nos llenemos de esta luz espiritual, o estemos algo cerca o igual aprenderemos hacer nuestros pensamientos realidad.

Categoría: Relatos

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Escritos de Leocadio Ernesto Peña Viloria, Page_6

Te encuentras en página 6 de letras de Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Leocadio ErnestoQuizás también te interese: Leer poemas referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de poesía de:
Leocadio Ernesto Peña Viloria