Escritos de: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Page_7

Leocadio Ernesto Peña ViloriaMuy agradecido, por darme la oportunidad de compartir mis escritos. Bueno como ya saben mi nombre es: Leocadio Ernesto Peña Viloria. Con estudios en la Universidad de los Andes, y el Tecnológico de Valera. No culminados, actualmente soy comerciante de Turismo. Tengo un negocio de Artesanía en Valera- Isnotu, donde se encuentra José Gregorio Hernández. Vivo en este Pueblo de tranquilidad y paz.

Me gusta Escribir: Poesía, Cuentos, Revelaciones, Sueños y sobre todo mis escritos del espíritu de Dios. Me gusta, mucho escribir, y leer libros de auto ayuda. Así como libros de los misterios de la vida y Dios, la buena música de los 80, y toda aquella música con letra y mensajes del alma [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras del autor:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de Leocadio Ernesto Peña Viloria. Edición autorizada.

Como extraño la integridad intima

Dejo que los sentimientos, cuerpo, alma y aliento viajen al pasado de inocencia y verdades del chiquillo. Mundo lleno de la magia y alegrías gloriosas de la vida. Que, vida… ¡Verdad! Y verdades, que dejamos en el pasado del nacer del principio de la luz.

Es un mundo fantasioso y de sueños maravillosos que viven en nuestra mente, cuerpo y espíritu. Es la veracidad que tanto buscamos; en el final del túnel de la vida.

Tarde se busca, en el largo y difícil vivir lo que tu vida te dio en el nacer de esta vida. Y mucho antes del principio, del inicio y después del fin, esta lo que queremos y no conocemos.

La existencia se embriaga de la tierra progresista del hombre, tecnología que te envuelve. Y enseña, enferma de mezclas de lo bueno, malo y deseos.

Nos cuesta elegir lo mejor, y en la larga senda nos desviamos de la verdad-el amor; del mismo principio de luz divina, a la que volveremos un día. ¡Dios!

¡Dios! Todo poder que de este mundo no es y es; haz en mi tu voluntad, y apacigua mis locuras y debilidades.
Y apodérate de mi mente que mi cuerpo dirige. Junto con mi alma, porque mi mente juega conmigo. Y tu espíritu que en mi esta; y tuyo es, penétralo en mi interior.
Para que así por siempre seas quien este en mis pensamientos. Y en lo profundo de mi espíritu que es el tuyo, tutele el alma cuerpo y mente a tu creación en mí.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Mi media naranja con gorra

Mi pequeño amor, tanto tiempo sin dedicarte unas palabras lindas; si mi compañera, como olvidarme de que eres la dueña de mi corazón, la MADRE de mis hijos. Como dejar de recordar nuestros tiempos de mozos. De locura, placer y de un montón de cosas que nunca he olvidado, solo se he ocultado en el corazón y mente de un soñador, que es tu amado.

Sabes, hoy te vi. Y al vestirte, me encanto mi media naranja. Con su mono naranja en conjunto con su blusa, y sobre todo el toque mágico que te dio tu gorra juvenil del mismo color. Sabes mi vida, mi todo, que linda y juvenil te veías, e hiciste que mi corazón con la ayuda de mi dios que todo lo puede se llenara: de amor, sueños y locura juvenil por ti mi negra.

Te llevé a tu trabajo, y bajaste fresca como una naranja a tu faena diaria. Y te mire, sin que te dieras cuenta. Y me estremeciste y soñé con mi media naranja con gorra.

Luego subiste a tu casa como siempre, compartiste conmigo y te llevé en mi carroza a tu trabajo. Y al llegar pare, y me acerque para darte un beso y la gorra de color naranja no me dejo llegar a tu boca; sonreíste y yo también lo hice. Y mi media naranja con gorra, se quedó sin el beso de un soñador.
Te dejé, y luego partí a nuestro hogar, pensando en mi media naranja, pasaron horas y horas… Para que tú volvieras a tu morada.

Cuando yo jugaba con mis hijos, en frente de nuestra casa. Uno de ellos, dijo en voz alta hay viene mi madre y yo te vi. Tan linda, vestida de naranja, y espere que te acercaras para darte un beso soñador.
¡Sí! Esta vez no le permití a la gorra naranja, que me robara el beso de mi amada.
Te quiero, te amo mi media naranja.

De tu esposo que nunca te ha dejado de amar.

(29/01/ 2009 - 19:56)

Categoría: Relato

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Mis meditaciones

Reflexiones profundas de un ser de dudas, o hábitos que se adueñan de la vida del ser soñador. Hay veces que nos apartamos del vivir de las ideas sanas; sabiendo que el alma se empobrece de lo que ve y siente. Dios quiero tus inclinaciones e infinito en mi interior. Que a veces confundido esta.

Es maravilloso tu mundo. Y sentirlo, así como inspiración de mi vida, de sueños de poesía. Que tú, con tu dar y sabiduría entállese mi mente infinita; en palabras que vienen de tu ser de amor y verdad. Y yo con tu conformidad, plasmo en tu nombre, mi sentir. Que de tu mundo mágico me llega.

Soy pecador, en mi vista, mente y corazón. Pero en mi mundo siempre estas tu mi señor Jesús Cristo. Guiándome por la senda de tu mundo mente y corazón.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Oración a los protervos pensamientos

En el nombre de Jesucristo, padre celestial que en el cielo y tierra esta. Santo tu nombre que todo lo puede perdonar. En mi mente y corazón; esos pensamientos virulentos.

Ven de tu reino a mi alma y espíritu, asiéndose tu voluntad en mi ser, como lo es en tu reino.

Llénanos de pan y espíritu de amor o verdad. Y danos el don del perdón, para llenar de armonía nuestro aliento. Y dar el soplo en el torno de nuestras vidas.

No, nos desampares ni de noche ni de día. Apártanos de los malos pensamientos. Y llena nuestro mundo interior de tu reino, amen.

Categoría: Reflexiones

→ Leocadio Ernesto Peña Viloria




Escritos de Leocadio Ernesto Peña Viloria, Page_7

Te encuentras en página 7 de letras de Leocadio Ernesto Peña Viloria.

Leocadio ErnestoQuizás también te interese: Leer poemas referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de poesía de:
Leocadio Ernesto Peña Viloria