Escritos de: María Ofelia García Gaona. Page_1

Ofelia GarcíaNací en Villa Madero Michoacán, México, el día 2 de abril de 1959, en una familia muy humilde de origen campesino, siendo mis padres los señores Simitrio García Montaño y Eustacia Gaona(ɨ).

Me crie en un lugar llamado Porúas municipio de Villa Madero, carecí en mi niñez hasta de lo más indispensable, pero tengo que agradecer sobre todo a mi madre, (que Dios le haya premiado con la gloria), por su espíritu de lucha incansable, su ímpetu y decisión y lo grandioso de sus consejos para sacarnos adelante a mí y a mis cinco hermanos: Fidel, Reymundo, Ignacia, Lucía y Juana [...]
Leer completo




Esta página incluye las siguientes letras de la autora:

pencilplus32.png Escritos compartidos por el autor. Índice de letras publicadas en esta página. María Ofelia García Gaona.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra escrita de María Ofelia García Gaona. Edición autorizada.

Bendecir y maldecir

¡Cuánto beneficia la práctica de bendecir!, pues tanto hace bien al que bendice, como al que es bendecido, porque bendecir es desear el bien a otro. ¿Cómo puede ser esto? Creo que el caso tiene hasta una buena lógica, porque cuando una persona bendice, desde luego está poniendo en práctica diferentes virtudes, cualidades o como les queramos llamar, como lo son por ejemplo: el amor o aprecio hacia los demás, el perdón, la comprensión, etc.; nos vemos favorecidos, porque todo bien que se hace, tiene consecuencias positivas para otros, pero también todo bien realizado va en abono a nuestra cuenta. Dicho de otro modo, el bien o el mal que hagamos, se puede revertir.

Con la práctica de bendecir, nos vamos ocupando, de tal modo que ya no hay gran lugar para maldecir. ¡Este último verbo de tan negativo impacto!, por ejemplo es el caso (que nadie desearíamos), la maldición de una madre hacia su hijo, pues tiene muchas veces tal repercusión, que nadie quisiéramos vernos desfavorecidos por una situación semejante, ya que tiene un no sé qué, que se puede llegar a cumplir y da una inquietud de trascendencia, como lo comentan personas que lo han sufrido.

Si nuestra fe va en esta línea, podemos tomar como gran ejemplo el de Jesucristo, que nos enseñó el perdón y la bondad, indistintamente de quien se tratara, porque sanó a todo enfermo sin importar su origen ni nada, comía con pecadores, etc.

Una vivencia muy interesante se da cuando alguien nos dice: que dios te bendiga. Nos estimula, nos hace sentir alentados, se convierte en bonito deseo sin pensarlo mucho, que nos sirve como algo refrescante en medio de un soleado día; ¡ojalá podamos pues, hacer nuestra la bonita y buena costumbre de bendecir!

Categoría: Reflexiones

→ María Ofelia García Gaona




¿Cómo llegar a Dios?

Esta interrogante puede sonarnos fuera de un planteamiento razonable, ya que pudiéramos pensarlo inalcanzable, muy fuera de nuestra humana posibilidad.

Para nuestro consuelo, el camino más efectivo para llegar a Dios, es su mismo hijo Jesucristo, pues nos dice: yo soy el camino, la verdad y la vida. También dice que nadie puede llegar al padre si no es por el hijo, (Jesucristo).

Dicho de otro modo: Jesús nos trae los mandamientos como conducto hacia Dios, en el silencio, modo propicio también de encontrarnos con Dios, en cada cosa creada por él, en una situación difícil.

Muchos lo hemos encontrado afortunadamente, por un llamado hecho con fe y confianza; precisamente en una situación muy difícil, encontraremos la ocasión propicia para encontrarnos con Dios, ya que él acude a nuestro llamado y desde luego, por una actitud paciente y suplicante que conservemos, en lugar de desesperante o de creer que las complicaciones se dan a manera de castigo de Dios. Esto tiene otra explicación.

Llegar a Dios plenamente, será el día que termine nuestra vida terrena, previa disposición y actitud de fe, pero ya desde el presente podemos experimentar su presencia a través de toda la creación, el amor desinteresado de nuestros padres, los hechos y acontecimientos maravillosos y hasta milagrosos de nuestro diario vivir.

Existe un sinfín de mensajes muy importantes plasmados en la biblia, para ilustrar nuestra fe y fomentar los valores que se llegan a traducir en proyección hacia nuestro Dios mismo. Solo ocupémonos de abrir y leer esta colección de libros que integran la “biblia” sin dejar jamás de lado, (dicho sea de paso), que uno de los principales caminos para llegar al creador, es mirándolo en cada hermano.

Como lo podemos reflexionar, hay varios accesos para arribar al camino que conduce a Dios, solo falta abrir nuestro corazón y la esperanza de llegar a Dios se puede volver una gran realidad.

Categoría: Reflexiones

→ María Ofelia García Gaona




Contrastes y anhelos

En nuestra sociedad como en muchas otras cosas, hay enormes contrastes, empezaré mencionando lo económico, pues como de todos es bien sabido, hay pocos ricos muy ricos y una enorme cantidad de gente pobre y hasta que viven en la más terrible miseria.

Hay personas muy sabias, como hay muchas que no saben ni siquiera leer y escribir, hay lugares desérticos, como hay hermosas selvas, hay personas bondadosas y muy buenas, como hay personas que se dedican a hacer males, hay hermosos jardines y frescura, en medio de una gran ciudad construida a base de concretos y asfaltos, hay grandes tecnologías, pero hay quien vive hasta sin los servicios básicos, hay quien tiene comida de sobra, como quien pasa hambre.

En nuestro mundo de contrastes, quisiéramos con el alma y la vida, que principalmente los que tienen el poder, trabajaran encarecidamente por que se logre un poco de igualdad social, porque se tenga por lo menos lo básico, porque exista manera de desarrollo y trabajo digno, luchando en conjunto con la sociedad.

Sabemos pues que en un día lluvioso existe la esperanza de que enseguida saldrá el sol, soñamos si se quiere, pero anhelamos un mundo mejor donde aunque sea poco a poco se vayan dando más gobernantes justos, personas que reconozcan su errores si están fallando y retomen el camino del bien personal y común.

Que los que trabajan en el aspecto moral, practicaran también la justicia y la bondad, el sentido común y la consideración con los que menos tienen en congruencia a sus votos y al testimonio que están obligados a dar.




Que donde haya odio, se trabaje para lograr el amor a través del perdón, que quien llora, sienta la esperanza de que el día de mañana será de consuelo y alegría, que quien tiene lo necesario, se acuerde de quienes no tienen ni pan para saciar su hambre, que quien tiene un oficio o profesión, lo realice sí y trabaje, pero que no se olvide que todo requiere de una parte de su tiempo, especialmente su familia y que el hoy, nos sirva para trabajar por el logro de un mejor mañana.

Que el dinero o cualquier tipo de bien, lo busquemos con moderación sin caer en la avaricia y mi deseo más ferviente es, que seamos amantes de la reflexión, para darnos cuenta en dónde se encuentra lo positivo o lo negativo y busquemos el justo medio en todo, sin por eso llegar a ser mediocres.

Categoría: Reflexiones

→ María Ofelia García Gaona




Escritos de María Ofelia García Gaona, Page_1

Te encuentras en página 1 de letras de María Ofelia García Gaona.

Ofelia GarcíaQuizás también te interese: Leer poemas referentes a la misma autora. En esta sección recogemos una una colección de poesía de:
María Ofelia García Gaona