Poemas de: Nélida Beatriz Marteletti (Francis). Page_9

FrancisNaci un 2 de enero en Nueva Galia-un pueblito de la provincia de San Luis-Argentina, a los 2 años viajamos con mis Padres, Antolín y Francisca, y mis hermanos hacia Buenos Aires, desde ahí vivo acá, en mi San Francisco Solano, en Buenos Aires.

Mi infancia fue muy feliz junto a mis padres y hermanos, soy una persona sencilla, humilde y muy solitaria, escribo desde los 13 años, mi primera poesía fue para mi madre, a la cual solo la tuve 15 años [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas de la autora:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Nélida Beatriz Marteletti.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Nélida Beatriz Marteletti. Edición autorizada.

Morir de amor por ti

Quiero olvidarme de ti. Te fuiste, tu partida dejo un gusto amargo, tus malas mentiras hirieron mi corazón. Quiero olvidarme, quiero borrarte de mi mente, que tu rostro, tus facciones se borren para siempre, que tú perfume, tu esencia deje de esparcirse por el aire y llegar hasta mí.

Al partir, me dejaste sola, vacía. Ya no queda nada de ti en mí, ya borre tus besos, tus caricias, mi corazón dejo de latir. Al irte te llevaste todo; mi amor, mi ternura, mi alma, mi existir. Quiero dejar de pensar en ti, ya cerré las ventanas de mi corazón, el sol que irradiaba tu amor, ya no entrará en mí.

Solo quiero olvidarte dejar de pensar en ti. Que se borre de mi alma, de mi cuerpo, de mi mente, todo tu recuerdo, todas tus mentiras, todo lo que me recuerde a ti. Solo quiero olvidarme dejar de pensar en ti. Voy a cerrar mis ojos, quisiera no abrirlos jamás, dormir eternamente. Tu partida trajo tristeza a mi alma, amargura a mi vida, y un dolor que mi corazón dejo de latir.

Creo que estoy muriendo, solo estaré bien en el cielo, junto a los ángeles.

Sé que algo pasa, quiero gritar y no puedo, mi boca no puedo abrir, quiero abrir mis ojos, y mis párpados están cerrados, quiero que mi cuerpo se levante, y no puedo, creo que mi corazón dejó de latir.

Estoy muriendo; muriendo de amor por ti, al no poder olvidarte, al no poder borrar tu imagen de mi mente, decidí morir, dejar de vivir, solo vivía por vos, tú eras lo único bello en esta vida, ya no queda nada que me haga que me pueda hacer feliz. Ahora, hoy, ya, decidí morir, dejar de existir, no ver, no oír, dejar de sentir, morir, morir despacio, lentamente. Morir de amor por ti.

→ Nélida Beatriz Marteletti (Francis)




Niño

Niño, que estas solo y triste y con hambre en algún lugar del mundo
porque alguna mala madre te dejó solo, abandonado. No llores
que tus ojos están cansados de tantas lágrimas derramadas.
Aprende a reír, ya sé, no es fácil y no hay porque, mientras tu
estas solo, triste, con frio, con hambre y desamparado.

Niño, el mundo sigue andando, la gente esta ciega, sorda y muda.
Enséñales tú a sonreír y extiende tu mano, no para pedir limosna,
si no una caricia, un abrazo, un cariño, una palabra de amor.
Muéstrales tu sonrisa y enséñales que importante es un niño.
Un niño, para este gran mundo salvaje, violento y malvado.

Niño, enséñales a no pedir cosas vanas y si cariño y amor.
Diles lo que ven tus ojos de niño asustado, triste y desamparado.
Pide ser escuchado, que la gente abra sus ojos y te vea, que no
te esconda, que te extienda sus brazos y te dé afecto, cariño y amor
que tanta falta te hace, que cuide de ti, con paciencia, con ternura,
sin demostraciones, sin ostentaciones y sin pedir nada a cambio.

Niño, enséñales a no mirar a otro lado cuando te ven en la calle.
Míralos y diles, que tu no pediste venir a este mundo triste y sin sol,
y diles, que como tú hay muchos más, que están solos y abandonados
que necesitan hogar, abrigo, cariño, amor y alguien que los alimente,
que la gente abra los ojos y los vea, que a pasar no mire a otro lado.

Niño, que duermes solo en una plaza y miras al cielo preguntando
¿por qué? porqué has sido abandonado, solo, triste y desamparado
en esta vida, donde tú no pediste venir, donde tu madre te dejó.
Ya sé porque miras con tristeza, la madre que corre tras su hijo
para abrazarlo. Diles que necesitas amor y una mano para alzarte al caer.

Niño, solo, triste, con frio, con hambre, con sed y desamparado.
Pídele a Dios, paz perdón, amor, luz y fortaleza. Pídele a Dios paz
para esta humanidad, que te dejó solo y desamparado en esta vida,
perdón, para este mundo desolado. Amor, para la gente que te ignoró.
Luz, para los que tienen ojos sin ella, y fortaleza para ti niño.
Para poder seguir así, solo, triste y desamparado.

→ Nélida Beatriz Marteletti (Francis)




No te dejes caer

Nadie en el mundo merece tu sufrimiento y tus lagrimas.
Nada ni nadie hará algo por ti, si tú mismo primero no lo haces.
Nada ni nadie oirá tus gemidos de dolor cuando te hieran.
Nada ni nadie dará por ti un abrazo, si tu primero no abrazas.
Nada ni nadie será tu guía, si tu primero no te sabes guiar.
Nada ni nadie te ayudara, si tu primero no te ayudas.
Nada ni nadie velara por ti, si tu primero no vez el camino.
Nada ni nadie te amara, si tu primero no amas.

Se tu mismo, valora tus sentimientos, no te dejes vencer.
Haz lo imposible y lo posible por no caer, cuídate y amate,
y no te dejes caer, tu eres importante, valórate, y ve siempre
hacia adelante, siempre sin rencores, sin odio, con madurez.
Se fiel, honesto, no te dejes caer en la maldad, en la ignorancia.
Sigue fiel a tus principios, busca tus raíces, tus orígenes, y lucha
por ellos hasta vencer, se fuerte, huye de la soberbia, de lo majestuoso,
de la vanidad, no dejes que el mal golpee tu puerta, siempre estate pendiente.

Alerta, cuida al más débil, bríndale apoyo al herido, al que te extienda su
mano, míralo a los ojos y ahí veras su espíritu, porque los ojos, son el espejo
del alma y en ellos ves la maldad, o el amor. Cuídate, piensa que eres lo más
importante y no cierres tu corazón, solo déjate llevar, y haz el bien que eso
hará de ti, un ser ejemplar, digno de caminar por la vida en paz, y llegar al
cielo provisto de todo el amor el cariño, la ternura y toda, toda, toda la paz.

→ Nélida Beatriz Marteletti (Francis)




Olvidar

Tengo mucho frio, el dolor no me deja respirar
Camine tanto para olvidar, mis pies me duelen
Las piernas no las siento, solo sé que camino,
Quiero olvidar, quiero olvidar todo este amor
Que siento por ti, este amor que me hace doler
El alma, solo sé que tengo que caminar, caminar
Y no pensar en nada, pero este dolor me quema,
Me arde el corazón, tu amor es el causante de
Este gran dolor, de esta herida que abriste al
Irte y llevarte todo mi amor, y la cual no cicatrizara
Jamás, no hay cura para este dolor, nada sanara
Mi corazón, nadie vendrá en mi auxilio, voy
Caminando sola, tratando de olvidar tu engaño,
Tu mentira me hace llorar, sufrir, no deja en paz
Mi alma, hace frio, la noche esta oscura, no hay
Estrellas, la lluvia pronto llegara, no importa,
Comienza a llover, el agua moja mi pelo, ahora
Si puedo llorar, las lágrimas se confundirán con
Las gotas de lluvia, nadie verá mis lágrimas, nadie
Sentirá mi llanto, podre caminar sin que nadie vea
Mi dolor, solo yo, la lluvia, y esta noche, con estos
Truenos con su ruido ensordecedor, la tormenta
Hace que mis pies mojados, no me dejen caminar
Estoy completamente mojada, y este dolor no se va,
Y mi llanto continua, y ahora sí, me pregunto ¿Por qué?
¿Por qué me lastimaste así?, yo no merecía este
Amargo dolor, si solo te di mi amor, te brinde mi pasión,
Mi ternura, y tu, solo lastimaste mi alma, destrozaste mi
Corazón, me dejaste sola, desamparada, sin protección,
Sin tus caricias, sin tu amor, te fuiste huyendo, escapando
Como si fueras un ladrón, si un ladrón, tu, tú me robaste mi
Corazón, mi amor, te lo llevaste lejos, ¿y ahora? Me quede
Acá sola, dolorida, sin corazón, te llevaste mi alma, mi
Vida, y todo, todo mi amor.

→ Nélida Beatriz Marteletti (Francis)

Para esa niña enamorada

Hoy escribo versos para esa niña enamorada ese bello capullo que al sentirse amada abrirá sus pétalos, para formar una bella y linda rosa.

Hoy escribo versos para esa niña enamorada, esa bella palomita, que todavía no abrió sus alas, solo espera la llegada de su príncipe azul.

Hoy escribo versos para esa niña enamorada, que espera a su príncipe, en el portal sentada, con su bella mirada hacia el horizonte claro, con sus mejillas rojas, como esa bella manzana.

Hoy escribo versos para esa niña enamorada, la cual espera ansiosa, la llegada de su gran y verdadero amor, aquel que haga vibrar su cuerpo de pasión, de alegría su alma y de amor su corazón.

Hoy escribo versos para esa niña enamorada, la cual dejo atrás su inocencia para traspasar el umbral de la pasión, el deseo, el amor, la ternura de sentirse amada.

→ Nélida Beatriz Marteletti (Francis)




Poesía de Nélida Beatriz Marteletti (Francis), Page_9

Te encuentras en página 9 de poemas de Nélida Beatriz Marteletti.

Nélida Beatriz MartelettiQuizás también te interese: Leer escritos referentes a la misma autora. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Nélida Beatriz Marteletti