Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_1

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Sugestionado [1]

En esta neblina dura
poco el tiempo derramando
los relojes de las hojas
de los párpados del bosque
bajo el mar de números extraños
al campanario herido
frente a lo invisible
del aliento que se fué
del mundo conocido

del ser que fué... ¡ Sólo tiempo !.

Sepultando al horizonte con su ceniza
creyendo que es felíz quién mucho tiene
después de que nació de una mentira
dilatada hasta la próxima ausencia
que siente en cada latido la ruina
de la consciencia humana genuina
que lleva en su propio fracaso
al futuro triste y doliente
que sufre los rigores del abandono
que calla la memoria inclemente...

Sugestionado
Con alas de recuerdos
Hechos dudas duplicadas
Con pies de olvidos
Deshechos exhalados expectantes
En la región dónde el destino empieza
resbalando por el río que vuela
en la punta de un racimo
de alfileres y tijeras...

Escucha,
mira, ya los cielos no son azules
y las pestañas de las flores se han secado.
Sólo interesa que ya no existas.
¡ Qué las palomas naden y repten !
Por el espejo que muerde
los reflejos de la noche... ¡ Qué sugiere soñarla !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Sugestionado [2]

Anhelo volar, pero me brotan escamas,
anhelo callar muchísimo y me azoro;
No hay hoja seca que no sea resta,
no hay sombra noble sin desenfreno.

Anhelo escuchar, pero me trago brumas,
anhelo esculpirme, pero me invalido.
No hay futuro callado que no estalle,
no hay fruta ni raíz de viento lento.

Dormiré, pues, antes que podrirme,
aliento descarnado, hueso del eco,
modelo caduco sentimiento en fermento.

¡Adelante! ¡Adelante!. Nada sé del morirme,
adelante, a comer lo ya comido,
adelante riso, fecunda tu risa.

Entre más viernes menos madejas
más lunas y menos miércoles.
Por eso, el pino perece pétreo

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Memoria del polvo

(Experimental Neosurrealista)

Natural
de
la
tierra
en los surcos
del agua
en las esquinas
Del viento
Del cielo...
¡ Misteriosa !
Frontera nocturna
De
Las olas
Tatuadas en las nubes...

¡ El polvo recuerda su polvo !

Porqué al desnudar al tiempo se llega tarde
a la cortina de las nubes dentro
de la noche vestida de verde
sin rumbo, cenizas de nieve, amarilla
la sonrisa, que vive fuera de la fosa
con el terciopelo del olvido esbelto...

Por el complicado sistema de diques, estanques y canales,
que atienden los más mínimos sentimientos del suspiro,
cuando está demasiado duro, y enfriarlo cuando está
caliente, bajo los dedos y sus compuertas y depósitos.
Del mismo modo, que su actitud hacia la muerte, es una
clave, para comprender las brumas escalonadas junto a
sus hermanas las sombras, demostrando la existencia de
la luz, que mantiene sus restricciones a las retinas pétreas.

Con el rostro nuevo
de los viejos versos azucarados
con los limones salvajes inquietos
¡ Por los cántaros llenos de sueños !
En el polvo que muere confuso...

Con los ingredientes invisibles , que entran en la fabricación
de la salida, de la vida del cuerpo, que ha saltado el aliento
en un esfuerzo gigantesco, para comprender , que el plovo
es sólo polvo , en la memoria, liberado de los caprichos de
la producción natural, que sirve de garantía a las divinas
especificaciones del control de calidad del olvido, de todo
lo negado, de todo lo callado, de todo lo omitido... El ser
del engaño un privilegio, del embuste glorificado.

Al atardecer
¡ Qué viejo reaparece !
como el ganado, de siglos
con la ruda voz de los milenios
del tiempo de sol a sol, sólo pasando...
¡ Del polvo de la vida recordada, al polvo de la muerte olvidado !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Ardiente sequía

Camina que hay un abismo
Por ese día donde el humo enciende
al fumar del cigarro el tabaco
al tiempo cuando se consume
la memoria en sus cenizas.

Áridas aristas arlequinadas
Seccionando seculares sedimentos.

Y poco a poco se va la vida muriendo
en el pasado de seda envuelto
entre los dedos disueltos
los espacios enhebrándose fatales.

Intangibles impunes infames
grotescos estratagemas estrepitosos.

Entre tanto, dices, no tenías ninguna,
y una solo yo, pensabas, creyendo,
que amabas, que tenías, que soñabas,
el tiempo fresco encima del abismo.

Audaz avillanado avinagrado
Flagrante flojedad florece.

Más verde que tarde llegó enorme
el día desde entonces perdido
entre los claveles del ramo
que queda sin agua fresca en el frasco.

Estigma insigne austero
Alambicado clandestino intrincado.

Bien, me dices, respondo recordando
el campanear amarillento a lo lejos
en los parpadeantes principios
que acabaron con los finales felices.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Crepuscular

Abrigué al crepúsculo del frío.
Nadie veía más allá del cielo negro alegre. El
sol no había nacido. La sangre del silencio.
Anunciaba el camino sin regreso. Escribí, y desnudé
los hechos infernales y turbios, y las pajas polvosas
escucharon, y los ojos cerraron las puertas magras.
La última sonrisa fue, en el aire sepultada
de grietas y fango elegante, una mariposa que gritaba
su rapacería.
Despedí la ceniza del honor viejo que se aniquiló
Entre todas las ventanas : en los vidrios masticados
ví al indefenso inerme.
Luego destejí una a una cualquier fé. En el cielo,
agitando al fanatismo. En la superficie del mar,
donde la entregué a un escualo. En el hondo cementerio
todos huían despavoridos. Y los duelos y yo la perdimos
entre las arenas y las hienas, las rodillas y el perdón
de las lápidas gemelas.
En el fondo del abismo, lejos de un laberinto
de reptiles premiados, los vivo con sus escamas
más que inmensas espinas. El fuego era hielo
la luna maldecía las aves
del lago un esqueleto
dejó los huesos vestidos
con el suelo de sangre seca.
Al abrir los ojos el alba ensordecía...

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




E.S.P.O.S.A.D.O.

Con el pozo que aletea el cristal
soñando piedras de algodón y de luceros
el asfalto descalzo enciela tumbas
con el tiempo preso en el olvido
¡ Cuando el mundo carga el dolor por dentro !

Se
Derrama
Enmudeciendo
El trino acongojado
¡ Deliberadamente comprimido !

Al sembrar arena, arena, arena
en el corazón de la muerte ajena
con las letras del trémulo crepúsculo
con las liras del crédulo intrépido
¡ En el pozo aguarda, aguarda, aguarda !

Por
Los riscos
Entrañas nacaradas
Las gaviotas cultivan...
¡ Los cristales en alta noche !

En la cúspide del péndulo
En las perlas mutiladas de un zapato
Aguarda el pozo que pesa y posa
En el torso gris de una madrugada en ruinas
¡ Aguarda, con el rostro de las cuevas erizadas !

Es
Posa
Dorado candado
Pesado y pasado
¡ Delicioso hechizo del tormento !

Sembrando agujas y cicuta en las ortigas
¡ Oh, flores del agrietado viento !
¿ Quién hay qué saque del azufre frutos ?
¿ Quién ignora los colmillos de una avispa ?
¡ Oh, carne del eclipse desteñido !

Es
Afrenta
Débil trofeo
Navegante penumbra
¡ En la quietud anónima desnuda !

Cuando el pozo seco fragua mariposas escarlata
en las pálidas pupilas de una silla
en los pétalos del mármol
¡ Corruptor de la impureza !
¡ En las mismas cúpulas del ósculo infernal !

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_1

Te encuentras en página 1 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez