Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_11

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Reminiscencia Panorámica

El sudor azul sube verde
deshuesando el vapor y sepultando los sueños
el sudor azul
que descansa de los ojos sin almendras.
El sudor azul, compañero de la espiga,
escribía por las cantinas y las paredes caídas.
Y recogía de los techos hambres viejas
y sembraba las miradas del sordo mar
y ninguna de las piedras dibujaba la nieve
y faltaba el eco del último vacío doblado.
Es la ceniza, creo, es la ceniza
y la piel de hojalata desgajada antes de morir ;
es el premio, las camisas y los cocodrilos alegres
los que anudan lenguas al hielo.
Huían los alaridos del desierto hecho añicos
con las orejas tapadas, con lágrimas de plomo seco
con camellos arrugados y marineros extintos
que decoran vajillas de miel en volátiles cristales.
Nadie puede, no puede nadie, todo es mentira.
Solo es el hierro devorando algodones calientes
del ala plantada en la esquina confusa.
Es el mismo grupo de muertos que desayuna
las ventanas indefensas donde el sol se puso.

El sudor azul descansa sonriendo
con los bolsillos de ballena, de pala y pico.
El viento paralítico alumbra su estafeta
endulzando al tiempo sus colores.

Que niegan humedad al agua
¡ Pobres perlas paridas !. Pobre, pobres.
Aquel día nunca fue nunca, y sigue pasando
en las rendijas con garras de mil tintas
y anudando al vapor liebres
por los cementerios de las letras.
Asolada la noche cultiva espadas
por donde el sabor a olvido escapa,
y el espejo ha perdido el escudo
desnudando muchedumbres negadas
sin cabellos tristes que recuerden
el viscoso vientre de los ecos.

A pesar de ello, el sudor azul respira
y el viento amarga las cuevas
allá donde la consciencia envejece.
Sin embargo, aún hay espinas espigando
esperas de espuma y panes con muslos
de blandos fusiles y crines risueños
agitando a las setas sus catedrales
en los venenos del pergamino llorado
con el rumor de las conchas y corchos.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Burbujas estelares

En esta burbuja que duerme.
El futuro teje su sombra.
Al pasado azul.
En el presente ilimitado.
En la noche del triángulo.
Esfera verde y sensible.
En la substancia del primer cero.

Uno y cero sin esencia. Sólo forma.

Con la ausencia del primer uno.
Vive la luz sin sombra.
Donde la sombra es un espejo.
Y el espejo es la burbuja.
Del mar que sueña ser montaña.
Del agua que fabrica la sed.
Del viento que reposa dormido.

Sólo esencia. Uno y cero simultáneos.

En el fin que nunca llegó.
En el principio que no existió.
En esta burbuja.
¡ Que al despertar vió sus ojos !
Cerrados en el fondo.
Del océano. De las estrellas.
¡ Que soñaban ser burbujas despiertas !

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




El amor verde

El amor verde pinta el cielo.
Rosa la soledad teje.
La fotografía camina lento.
En el ritmo alegre del tiempo.
Azul el sueño canta.
Como el agua tibia danza.
Al principio un maquillaje de noche...

El amor tibio y blando el tiempo lento.
Los suspiros pasan y pesan.
Los ojos brillan a lo lejos.
Los pies dibujan alas y plumas.
Con el tono que resalta las virtudes...

De los muslos de las nubes.
De los pechos de los bosques.
De los brazos de las brisas.
De los ojos de los ríos.
Con el tono que resalta las virtudes...

El amor verde sabe dulce.
Blanca la esperanza bebe.
Las pestañas en la luna.
En la piel de los años.
En la miel de los sueños.

El amor verde vuela.
En el rostro de los relojes.
En el canto de los latidos.
Por la escuela de la vida...
Pruebas, resistencia, éxito, fracaso,
dolores, esperanza, ilusiones, realidad, creatividad,
pasiones, elección, belleza, natural, humilde, descuidado.

¡ El amor verde, no es azul, ni rosa, ni amarillo !
El amor es verde y solo verde cuando es amor natural.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Al tiempo perdido

El aire vió por la ventana.
El sueño de una almohada. Dulce.
La noche de un recuerdo. Salado.
El llanto de mil muertes. Volando.
El grito de cien retinas. Mordidas.
Por una ebria uva. ¡ Monstruosidad !.
Corbata de baja estatura. Infame.

Al tiempo perdido. Sin remedio.
¡ Que al mismo mal asusta !.
¡ Que al mismo sol deja ciego !.
¡ Que a la muerte hizo llorar !.
¡ Que a la tierra oculta el mar !.
De la sangre. Del olvido.
De la justicia. Del tiempo.

Perdido. Perdido. Perdido.
El corazón del aliento.
La sangre del inocente.
El alma del indefenso.
La mirada del pasado.
Vive respirando de nube a nube.
Despierta con cada luna.

Al tiempo perdido. Paralítico.
Durmiendo alas. Pesadillas.
Durmiendo alas. Consciencias.
Por tener la esperanza muerta.
Donde el ahora al mismo ayer oculta.
Donde el pasado vive. Cruelmente.
Por el mismo pasado que renace sin futuro.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Por el clavel

( Surrealista )

Estaban las ranas de azúcar danzando
danzando y pintando unas ramas
en el rocío defendido por un gusano.
Luego la sorpresa enciende la luna
Que corre sobre la ventana de las urnas
Porque el azul no es más que una tortuga gris
Al medir la noche con un dátil
Con los brazos de una bicicleta
Temerosa, sin refugio en el bosque
Sentado en la esquina de un recuerdo
Borrado, lejano, como tibio hielo
Ya no está aquí
Ni donde la noche se baña
Desnuda en una lágrima de día
En la cabellera de una cueva
Debilitado el eco perfumado
Cuando se duerme la mirada
dentro de la soledad que hierve
Con el suave aliento del silencio
en otra parte
Blanca margarita clavel violeta
entre los labios estériles
con el abanico debajo de los lentes
de la nube que murmura
al mismo de siempre
por el lado equivocado
Después de comer la cuchara tres días
Diciendo : La culpa es mía
por tener el hambre rancia
salpicando la intemperie con mi pobreza
en el jardín desarmado caballero de punta yerma.
Como el clavel indiferente que se viste con aplausos.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




La intimidad

((( Dadaísta )))

Atrás de aquella nube he dibujado alegre
la voz en la tarde voluptuosa del invierno
al estremecer la hierba con una sonrisa
que deja la mesa bajo el jardín anhelante.

Aunque las letras son de cera virgen rosa
los cabellos ya no traen pañuelos verdes
donde las frambuesas están llorando sal
en la procesión de las caderas ligeras.

He encontrado la tristeza danzando arrugada
en el atardecer de un clavo dormido con fiebre
acariciando los sueños con las palabras de una
hoja con el rostro de un insecto distraído.

Todos deseando traspasar la luna con miel
en la lentitud ondulando lubricada dulce
anudando anillos al suspiro azul erecto
con la frescura del clavel satisfecho.

Aquí ha llegado la calle inquieta obligada
hablando de los troncos secos al caerse
en la ventana que duele al techo indiscreto
por las dudas en traje de baño muy corto.

Ya ni el sueño del sombrero quiere más
que al miedo de las flores en camiseta
ni los muslos del fuego en una caja abierta
donde una oreja ladra a la luna por minutos.

Aun cuando los ojos están tejiendo al hambre
los sentimientos mascados en la orilla dura
cuando se fuma una naranja con las rodillas
al filo de una cama bajo el árbol temeroso.

Piensa cuando nada de esto sucede un poco
como al verlo sufre la leche al secarse roja
por oír llover los caballos con arena blandos
en la noche desnuda sabor a miel varias veces.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_11

Te encuentras en página 11 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez