Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_20

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Empeoramiento frondoso

Los peores humos desayunan
las plumas temblorosas
de miedos nuevos
mordiéndole al pasado las arrugas...
Dime si puedes :
¿ Quién inventó estas preguntas ?
Si el hacerlas le duele a las respuestas
¡ Ven, vamos vamos !

Vamos al jardín de las palabras
A labrar el alabastro menos fanático
A lavar la memoria menos borrosa
¿ Qué dios necesita
del hombre
para ser lo que es ?

¿ Qué dios sin alabanza perece ?
¿ Qué dios necesita que lo ayuden ?
¿ Es la noche menos noche
si no la miras con estrellas ?
¿ Ves más tú sin mis ojos
en tu piel que nada escucha ?

Esto me preguntan los sombreros
que han perdido la cabeza
y los vestidos el cuerpo
y la voz la lengua
y el silencio la fuerza
como las palabras la razón
como la materia el espíritu
¡ Desayunando el humo al fuego,
y la ceniza la leña el árbol !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Herrumbrosa candela

Con la mirada agrietada van los caminos
llamando a las pestañas con los gritos
de los pedazos de noche con los coches
negando a las palomas con los cuervos
sembrando recuerdos con los olvidos.

En
Las
Pupilas del tiempo
Párpados de fuego
Retinas de tierra
Córneas de mar

Van las palabras colgando sus silencios
en la piel quemada por sus espadas
con la miel alada por sus espinas
de la hiel hecha por sus lenguas
van los silencios descolgando sus palabras.

Con
Los
Dedos del espacio
Uñas de sangre
Palmas de aliento
Pulpejos de sueños

Hechos sin nombre en la pluma sin ave
Hechos sin alma en la tumba sin cuerpo
Hechos sin saber en la recta sin punta
¡ Hechos hechos solo indecibles !
¡ Hechos hechos solo insidiosos !

Con
Las
Cumbres de herrumbre
Culpas de hermenéutica
Cuestión de hondonada
Cúpula de hipócritas...

¡ Candela candela herrumbrosa herrumbrosa !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Íntimo pestañeo

En aquella mirada salía un recuerdo
persiguiendo los dolores perdidos
del agua del fuego del aire
con la sombra insomne
del papel agitador
de viejos libros
libres de polvo.

Las pesatañas de seda tapizando
en la furia de ternura y de cadenas
como el coloquio largo y solo voz
lánguida y obscura, dicha y consuelo
y trece blancos péndulos inquietos
temblorosas las rodillas, las retinas
de la intimidad más descubierta...

Como trepa a su cumbre la montaña
la mañana escondiéndose de tarde
en la noche de las estrellas esclava
de la aurora sedienta de luz tibia
de nubes nevadas sonrosadas
por las brumas del camino
por las huellas del vacío.

De las miradas furtivas, fallidas,
De las soledades...¡ Agrupadas!
De las almas...¡ Atrapadas !
Entre lunas ardientes, sonrientes,
Y quince sombreros ligeros
Entre dientes desesperantes
Y sólo del escándalo curiosos...

Con la muerte angustiada
cuando se le pide nacer tierna
en la pierna imprevisible
del lenguaje aparente
del secreto evidente
del infierno razonado
del gusano asustado

Por
Las
Intimidades
Al
Pestañear
Solo
Soledades.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Suave avance

Por la llanura de la noche que desnuda el
alegre taconeo de la madera y el bosque
entre los vaivenes de Venus en el ojo
sobre cada perfume de las hojas en ella
la primavera, el otoño y el verano...
Contemplan sus ventanas por la puerta
prohibida del fruto anhelado deglutido
cabalgando a la noche que se acuesta
en el viento que cosecha los abanicos
en la carne de suspiros almendrados
en el borde de la siembra de los ecos
en la noche de las semillas ardientes...

¡ Avance suave avance !

Como los muslos de las sábanas en lunes
en un libro de fin de semana perdido
en el baño lavando las brumas ligeras
las mañanas de aceros tejiendo agujas
entre los colores amargos de tarde
entre la columna endulzada de noche
de horizontes verticales y arrodillados
de infinitos redondos y enroscados
en las alas de las olas de los sueños
donde los espejos esperan los reflejos
bajo la piel de los latidos excitados
en el paladar cultivando volcanes...

¡ Suave avance suave !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Ésta es…

La carta que nunca escribí
ni pienso hacerlo cuando muera
en el recuerdo el ensueño al suspirar
las palabras gimiendo amarguras
del papel imagen ilusorio manantial
puro aire recogido que al suelo mece
y estremece a la tortura sin decirlo.

_____ ¡ Ésta es...! _____

Esa vez allí nacido espero el día
que templa al llanto acerbo aciago
las escenas de una aurora encadenada
en el pálido lamento sin nombre ahora
entre tanta mortífera ambición fácil
del disimulo más violento insolente
¡ Que encubre disuelve y destruye !

_____¡ Ésta es...Ésta es...!_____

La misma sed que inclemente exuda
por el feroz tirano de siniestra mano
enamorada de la espina y la mortaja
que del cielo baja su pico y garras
al corazón de los despojos del viento
conturbado del lastimero arrullo hoy
degollando a la sombra el vidrio roto.

___¡ Ésta es...Ésta es...Ésta es...!___

La desnudez profunda de la mina
azul sorprendido en la escalera
presa de la noche florecida
por el humo rudo de carreta
en los patos de cada sonrisa
con la mirada que el cobre habla
entre la leche café ágata eléctrica.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




E.N.C.E.N.E.G.A.R.S.E.

((( Ultraísta )))

Aplaudiendo a las monedas arrodillados
los vientos bajo el cabello
Esquelética la mirada sin pulso
Mecanografiado al acidificarse
la inconsciencia de los globos
lisonjeros agusanados en la cúpulas
Máculas ideomórficas hechas neoplasma
Astronómicos en placeres digitales

Con el voltímetro enlujuriador
del botafumeiro sin calcetines
Anudando al escrúpulo una espátula
Por las nubes pecadoras centrípetas
de pétalos prófugos hecho avenencia
con trigo en los ojales

Desglosando al esmalte los dientes
intachablemente podridos
Enarenados limones de gatos
incomprensibles lodos al abaratarse
El cascabel al incordiar los latidos
de los minutos asfixiando cada hora

Ahora que ahorca una orca ronca
Enredando relojes necios al péndulo
esfínter soberano de malas mañanas
Con la memez en cada pestaña
endilgando al enfangarse
el infundio como emblema
con la flema fundida siendo
audaz cuadrúpedo en la silla esfenoidal
antes y después de cada cena
Sin negarse encendiendo al sol con el
dedulce aromático del repeluzno.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_20

Te encuentras en página 20 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez