Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_27

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Paradigma convexo

+++++

Las pasiones de luto desayunan
decadente decencia decididas
con polvo quieto en la lengua
pródigo producto y proeza
crucificada escoba en la sombra
rumor rústico rol ronca rutina
del aliento en la penumbra ralo.

Sólo la penumbra sabe del pelambre
habitual habla del hambre alambre
del hombre mudo cada vez menos
labranza lacónica largura lastimosa
en cuerpos de aire, negrura y harapo
del día carne menos pensado hoyo
en la eternidad sin dentadura dura.

Perfil del decoro en secreto alfil
balanza bálsamo barrote bendito
en la piel siniestra sedienta gota
cercana ceremonia cereza cierta
entre los sudores perfumados hoy
elegantes embotellamientos éticos
con la fuerza cálida del hilo y hielo.

Aplaudiendo con corbata en la mesa
hundiendo tenedores y detenidos
por la torturada tortuga volátil hoja
de las flautas puras del tambor mudo
al vuelo del roble anhelado fascinar
a la última justicia de la tumba feroz
con la soledad que ruge raudo lector.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Obcecado...

Anochece en el triángulo sedoso de la noche
en los dibujos astronómicos del enojo
con las pestañas inflexibles de las piernas
y una lluvia de frambuesas que punzan
que pesan al viento sus cabellos de fuego
en los pañuelos incomprendidos del caballo
con la miel cuando mira el sufrimiento recto
de un suspiro que huele a hierba seca...

Obcecado
Ocioso
Obstáculo opíparo opresivo

En las tranquilas tinieblas de la solvencia
tríptica y evasiva al hender en enfado
al desagradecer la andanada salubre
en el atardecer arrugada y escarchada
la concha marchita en el jardín del olvido
en los círculos que truenan al otoño azul
por las calles de las dudas exactas intérpretes
en las flores que duelen al invierno suplicante...

Obcecado
Ominoso
Oquedad opulento orco

Al amanecer como las ventanas en la colina
deshilando los ladridos en los conejos
sin culpa ni envidia sin confín ni reptar
en los racimos de rocas constantes
en los papeles bestiales de las murallas fragancias de impune fiera conmovida
¡ hasta en la mañana del cruel consejo !
del espejo solitario persiguiendo al tiempo...

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Apetito solar

Amanecer.
Bajo la piel.
Del aliento.
¡ Volcán y catarata !

Sembrando el corazón en las nubes.
Cultivando miel en los labios.
Pintando el tiempo de colores.
Vistiendo al reloj con fuego.

Suave. Flor. Rubí. Pasión.
La música duerme al silencio.
Amable. Natural. Tejiendo estrellas.

Con la voz de la lluvia.
Con el canto de la brisa.
Con la danza de las olas.

Eco del sueño. Eclipse elegante.
¡ El amor verdadero es medicina !.
De la vida y del instante.
De la eternidad sediento.

Como el deseo del amanecer por la luz
tibia del sendero. Puente. Lago. Tierra.
Hogar. Familia. Recuerdos. Dolores. Alegrías.

¡ Piel del tiempo !
Espejo del aliento.
El día del renacer. En el mañana que nunca termine.
¡ Génesis de la esperanza con cada sol !.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

S.I.M.P.L.E.M.E.N.T.E.

Mira, mira, el cielo huye
Donde cuelga el aire al hambre
Y se pierde el sueño y el olvido
En la sequía del agua turbia
Aunque satisfagamos al llanto
Ahí donde hubiere cabido.

Oye, oye, la luna yerta
Por la historia perdida de una gota
Por el mar temeroso de la noche
En el último fuego congelado
Donde no cupiese ni un hueco
Con aquéllo que hubiese satisfecho.

Calla, calla, el lago nieva
Su sombra hecha ceniza
Su fuego lavado en seco
En el reloj esperando al tiempo
Cuando satisficiésemos al olvido
Donde ya no quepa el aire.

Porque ni a la risa satisfizo
Donde cabría cubriendo lumbre
En el pozo que bebe una grulla
En la nube que siembra hojas
En el canto de las piedras
En la sombra de las nieves.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Amarga fatuidad

Enterrados en el futuro
han quedado mis pasados
como nubes como vientos
los fragmentos de presentes
entre blancos grises negros
han quedado mis memorias
como mares como lagos
los suspiros de mañanas
entre otoños inviernos primaveras...

Aterrados en el cielo
están yertos mis yerros
con lágrimas con sangres
los ideales hechos polvo
de águila paloma colibrí
están vivas mis ausencias
con silencios con anhelos
los veranos de hielos
de hilos de hieles de hierros.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_27

Te encuentras en página 27 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez