Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_28

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Nueve jueves

(Lipograma Bivocálico)

¡Nueve cruces crujen!.

Desde que lucen y huyen buques,
y entre crueles cruces vuelven.
¡Que culpen bebés que duelen!.
Desde el debut dulce que duele.

Ese escupen… ¡ Y ese culpen!.

Entre el fuste que funge.
¡Que pudre y que fluye!.
Entre lunes y jueves es,
y puede encenderse él.

¡Que dude el duende, que dude!.

Ven, ven, embébete y vuelve.
¡Ve, que eluden y que escupen!.
¡Ve, que fuentes fulgen y vuelve!.
Ven fuerte… Pues llueve lumbre.

¡Que le desnuden, que le ennumeren!.

El que muere y cubren huele.
¡Pues éste duele y ése gruñe!.
Y después le desnunen y beben,
desde nueve embustes que enguyen.

Y después que le duchen y desechen.

¡Que él dude y se cuente y exculpe!.
Pues entre endulce y enfunde mueren,
desde que les encubren y cumplen lunes.
¡Ve que eluden y que cruces duermen!.

¡Ve empuje y embuste, del jueves nueve!..

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Tortuosidad desgarbada.

Mío, ni el desprecio, se merece,
al oro, que se rinde una dama, pues,
de ello, bravío en torno se levanta,
en este pecho, al que formo en parte,
donde el río ríe, de pésima fama,
que deplora, la inconstancia, sin substancia.

¡Lleva ya merecida penitencia,
en el pescado, tal vez, anzuelo!.
¿Quién sabe, del sabor salubre?
¿Quién piensa, del pesar, pausado?
¡Nueva cosa, no es, ni abigarrada!.
¡Contingente, amasijo, indigente!.

Cuan de vándalo conquista enquistado,
de miel alimenta al monstruo magro,
magno y glacial escándalo siniestro,
soñando para el sol su dulce claridad,
la espuma estelar del horizonte curvo,
salvaje perfume de la mano en vano.

Lo sé. He muerto. ¡Y no pude enterarme!.
Olvidado eternamente. En el sueño estéril.
En los confines del azul, desgarrado cielo.
En los tambores de nácar temblores.
En la cabellera desarmado caballero.
¡Exámine, ecuánime, exiguo, extraño!..

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Almas lavadas

(((Lipograma Monovocálico)))

¡Ah!... Las almas lavadas.

La paz y la faz alba aclaman.
Las hay, hasta vanas labradas.
Alas alambradas y amadas.
Y dan, aladas, las bardas blancas.
¡ Y a las balas, dan abrazadas!.

¡Ah!. Las almas malas jamás alban.

Alaban las alas y la calaña.
Arañan la lava y lacra lana,
para ladrar y la mar calmar.
Aman las balas y matan las albas.
Arman al amar y las malas matas.

¡Ah!. Las almas malas al hampa arman.

Al mal lavan y al mar dan caza.
Y la mar mascan grata ajada.
Ya las lagañas, alcanzan las cabras.
¡Vaya!... Ya acatan y acabrán albas,
para labrar la calma alambrada.

¡Ah!. Las almas lavan al danzar malas.

¡Hasta las lacras, lacran y lanzan, amadas!.
Aladas las almas lavadas, van y danzan.
¡Vaya! . Las hadas van arañadas y vanas.
¡Vaya, vaya!... Al ámbar harán, haragán,
y a las ramas al nadar ranas, ranas aladas.

¡Ah!. Las almas lavadas, la sal sanan mal.

Más las plagas pasman tantas patrañas,
y tantas mañas, aclaman, las mañanas.
Y andan y nadan, las mantas mansas.
Y van las alas, mañana tras mañana.
Y alaban, más y más, la vana blanca lana.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Magna Fruslería

Amo amar amor amando amado.
Y más y más… Amo al amar, al amar.
Como al mar aman las olas.
¡Aniñadoramente pretéritas!.
Desconocidas vidas, péndulas,
espiraliformes, metamorfoseadas.

Ya se ve en el trasluz del horizonte.
Enrojecida senda pedregosa desde ahora.
Enmarañada madrugada dulce y cavernosa.
Enrarecida donde el instante vuela en pájaros.
Enarenada de las faldas, en las colinas de los senos.
Enmudecida donde la casa se inunda con los sueños.

¡Oh, carente candente!.
Ligera pocilga del musgo.
Cuerdo recuerdo del cuadro.
Lóbrego lánguido y lívido.
Magra memez y medroso…
¡Oh, enojoso enroscado!.

¡Espéralo, escúchalo, estímalo!.
Y nunca más triste que nunca,
acalla su voz un beso sonoro,
donde el eco espía de afanes ciego,
el vano sueño… ¡Como los dioses idos!.
Ante una estrella, que obscura… Estalla.

Metamorfoseadas, espiraliformes,
desconocidas vidas péndulas.
¡Aniñadoramente pretéritas!.
Como al mar aman las olas.
Y más y más… Amo al amar, al amar.
Amo amar amor amando amado.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_28

Te encuentras en página 28 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez