Poemas de: Joel Fortunato Reyes. Page_6

Joel Fortunato ReyesJoel Fortunato, nació en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, México, en 1958 y es Médico Cirujano especialista en Psiquiatría por la UNAM, tiene tres Maestrías en Ciencias Educación, Sexualidad Humana y Educación Especial.

Autor del libro: «Poemas cercanos», Editorial Palibrio. Este libro recoge una colección de 150 poemas de la producción del autor. Poesías especialmente sugestivas que manifiestan profundos sentimientos y preocupaciones del alma y son una vía al interior del sentimiento y pensamiento del hombre contemporáneo donde los límites no se agotan y el lector se transforma en el principal actor y recreador de la obra escrita por el autor [...]
Leer completo




Esta página incluye los siguientes poemas del autor:

pencil32.png Poesía compartida por el autor. Índice de poemas publicados en esta página. Poemas de Joel Fortunato Reyes Pérez.

Todas las obras de esta colección son propiedad de sus respectivos autores o titulares de los derechos.
Obra poética de Joel Fortunato Reyes. Edición autorizada.

Desnaturalización

La madrugada teje la tarde.
Con los hilos de la noche.
En el silencio de las estrellas.
Por el árbol de las nubes dulces.
Sueños. Galaxias. Amores. Recuerdos.
¡ Anhelos brillantes !. ¡ Dolores agudos !.
Los días...
Se mezclan con sus ecos.
En la sangre del alma.

* * * * *

Desnaturalización. Artificial. Fantasía.
La carne sueña el camino verde.
La música pinta el perfume rojo.
El sol acaricia el viento amarillo.
El lago escribe el cuento azul.
Porqué la tierra recuerda a su padre el fuego.
La vida, el agua, la madre, el aliento del cielo.
El tiempo medita en un círculo... ¡ Absorto !

* * * * *

Porqué la humanidad no conoce.
Desnaturalizada. Artificial.
El principio del amor.
Fantasía. Deshumanizada.
El final del mal.
Por la consciencia degradada de la luz.
Por la inconsciencia del pelo al hueso.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Desequilibrio Astronómico

El cielo se levantó recto al dormirse.
El aroma del recuerdo de la nieve.
En los brazos fuertes de una nube.
La voz del viento tejía la tarde.
Con el rostro hecho de lunas.
Con la piel del tiempo.
Relámpago. Llegada. Fruta.
Sentimiento. Palabra. Ramas.
Sueños. Anhelos. Dolores.

¡ De sol a sol !

Con la sombra descansando bajo un árbol.
El gris se pone su traje amarillo. Pálido.
El fuego se viste de verde. Inquieto.
Por el pasado sangriento. Oculto.
Decorado con aplausos y sonrisas.
Negociando el olvido con balas.
Con el engaño comprado.
Del volcán indefenso.

¡ Entre la nieve tibia !

De la cosecha abundante de los huecos.
El cielo perdió la razón.
Y sólo rojas fueron sus venas.
Y rectas las peores curvas.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Al último pintó

Y el fuego amó
el lecho de humo
por el mar
de las hojas
entregadas
al otoño
bajo
la última
sonrisa de esa tarde...

Porqué sus ojos de gorrión leyeron en el agua
los sueños campesinos de una concha, en la
incógnita viajera de una perla, en el rumor de
la arena y el aroma fresco...
La madrugada se despidió de las primeras
estrellas, ignorando sus anhelos, como tiernos
vidrios en una uva...

Luego
amansando
el manantial
caminaba
transparente
en el lírico transporte
abriendo
el silencio
con la soledad
sonriendo
al cerrar la noche
aquella luna
en la fugitiva pincelada...

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

L.A.P.I.D.I.F.I.C.A.D.O.

¡ Dame !, silencio, los labios de tus ecos,
a veces, te veo, en la piel,
quejándote, flor, en espera,
de lo que pudo ser, después,
sobre las alas de mil pretextos,
dentro de la edad, olvidados,
en el perfume de la noche, aguda,
del agua que me duele, arenosa,
en el espejo escondida, sombría,
por la ausencia del mundo, magro,
amarga larga viveza demorada
cautelosamente indiscreta hoy...

¡ Dame !, despacio, los relámpagos de asombro,
del cuarto, saliente, resbalando, infinitas,
mil ausencias, apodícticas, dudosas,
estés donde estés, incierto, seguro,
en la madrugada por los tejados
herida por el verde de los pinos
llorando el río, por la estéril catarata,
del trigo confundido por la noche,
al despertar, sobresaltado, reseco, el eco,
por el impulso, perdido, extraviado,
en la paz quemada, inexistente, solo,
creída precipitadamente, meditada en serio.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez

Secreteándose

Se oía un momento en el péndulo triste
aquel viejo reloj yerto en el tiempo
forjando el cortejo al soplo del polvo
con la nueva angustia en flor...

*****

Cuando el aliento se viste de blanco
en el fondo del alma viaja un cisne
de flores de verano con la nieve
entre las jaulas de los nidos ;
esperando los espejos a un reflejo,
del valle, aprisionado por amores, ligeros,
deshilando los collares entre libros.

*****

Del fiero desierto la arena desdeña
la estrofa vibrante del labio sereno
una esfinge ilusa de fiebre abrumada
del amor quebrantado en las rocas...

*****

Más, ya no pienso en ello, me lo dicen
tus pupilas fértiles de ensueños,
de atardeceres bajo una almohada,
sin el hambre de la lluvia, bajo
la playa en la ventana, cuando ladran
las últimas estrellas en la puerta,
sacando de la esquina un arroyo.

*****

Ven y reposa la tierra clama dócil
al que la frente inclina con humildad
del dolor huésped que le dice calla
por las nubes que oprimen la balanza...

*****

Ahora dicen, que fría cae la luna
con el fuego, en las entrañas de las dunas
y el ritmo tenue de los gatos, acariciando
los relojes al ondear la brisa con los ecos,
clavando la madera del silencio del encino
por las sombras que se mueven, que se
mueren por la seda, cubierta en miniatura.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Ensoberbecido

((( Ultraísta )))

Allá el silencio dobló sus pantalones
y el mar calienta el sueño de una oreja
El ojo nace donde el plomo muere
Callado como el hielo encadenado
en la tarde seca bajo el zapato
aletargando al especulo extraviado
Como el puente se columpia
en el techo masticado del cerillo
un venado salta comprando miel
en la espalda de la luna desnudándose
Indomable al agua lavando
aparatosa alabardilla lejana
llenando la intemperancia
con desolladura templada
arriscando el escalofrío de pureza
tan espuerta como nido engañoso
anudando al pasado cada espera.

→ Joel Fortunato Reyes Pérez




Poesía de Joel Fortunato Reyes Pérez, Page_6

Te encuentras en página 6 de poemas de Fortunato Reyes.

Fortunato ReyesQuizás también te interese: Leer escritos referentes al mismo autor. En esta sección recogemos una una colección de letras de:
Fortunato Reyes Pérez